Título: Crazy, Stupid, Love

Actores: Steve Carell, Julianne Moore, Ryan Gosling, Emma Stone y Kevin Bacon

Director: Glenn Ficarra y John Requa

País: USA

Duración: 118′

Año: 2011

Género: Comedia/ Drama/ Romance

Sin llegar a ser nada del otro mundo, Crazy, Stupid, Love he de decir que me ha sorprendido muy gratamente. La historia no es la típica de una comedia romántica y eso ya le da puntos al filme. Glenn Ficarra y John Requa (Phillip Morris: Te quiero) nos cuentan en esta ocasión cómo un matrimonio se separa. Es la historia de vidas que caen en picado. El matrimonio es el formado por Steve Carell y Julianne Moore. Ella, durante una cena le pide el divorcio, está cansada de la vida de casada con su marido. No debe funcionar nada. Llevan 25 años casados. Y ella está teniendo una aventura con su compañero de trabajo (Kevin Bacon). Con este punto de partida los directores inician un carrusel por los sentimientos humanos. De lo aparentemente normal, bueno, a lo más bajo de una persona, y de nuevo una subida final un tanto pastelera que es lo que le ha rebajado puntos a la película. ¿Y todo para qué? para mostrarnos que la felicidad no se puede comprar, que hay que crearla, que hay que llegar a ella compartiendo la vida con quien uno ama de verdad.

El padre de familia (Carell) es quien peor lo está pasando. Se ríen de él en el trabajo porque todos le han oído llorar en el baño a causa de su separación. Y su escape no es otro que acudir a un bar a olvidar. Allí conoce a un joven apuesto que es especialista en ligar con toda chica mona que se cruce por su lado en ese local (Ryan Gosling). Éste quedará prendado por la mala imagen que proyecta Carell y decide ayudarle. Le provoca un cambio radical en su vida. Le hace olvidar su tristeza y le ayuda a salir del bache, pero con un fallo, le vende placeres finitos, no le devuelve la felicidad. Por ello Carell en ningún momento se olvida de su mujer. Siempre en el fondo sabe que lo que está haciendo con otras mujeres no es lo correcto. Su mujer, por otro lado, sufre la misma situación pero con la compañía de Kevin Bacon, el nuevo novio de mamá que no pega ni con cola tanto a ojos de sus hijos pequeños como del público. 

Uno, viendo el desarrollo de la película se llega a preguntar cómo es posible que esa pareja haya llegado a separarse, no es lógico. Él la cuida y la quiere sin que se note. Ella por su parte, piensa en él, incluso cuando se siente abatida le llama para escuchar una voz amiga  y sentirse consolada por su pérdida. Entonces ¿por qué? porque en 25 años un matrimonio ya lo ha vivido casi todo. Pero sólo les queda una cosa que habían perdido, seguir día a día fomentando el amor que se tienen y que ya no se profesan tan constantemente.

A Carell le abre la vía del cambio Gosling, del que hablaré ahora, y su hijo, el cual es la piedra en la que se apoya para pelear por su matrimonio siguiendo los consejos del primero. Gosling, también tiene lo suyo, pero es su personaje el que da la clave de la película tras conocer a la hija mayor de la familia sin saber éste aún que ella (Emma Stone) es la hija de los susodichos. Su personaje es el de un joven guapo, apuesto, bien vestido, que para no sentirse solo trata de “comprar la felicidad” y se da cuenta de que se ha estado engañando hasta que conoce a la hija de Carell, de la que se enamora locamente. Con ella se abre en cuerpo y alma. Le pide incluso que le haga preguntas personales, necesita contar su falta de afecto y así sentirse mejor, más humano y menos objeto sexual. El resto de la trama no merece la pena que se cuente más, a quien ya le haya llamado la atención que visione la película, no voy a destripar el final.

No sé qué está pasando últimamente, pero en el cine ahora sólo se ven familias rotas, desestructuradas. ¿Tanto daño ha hecho la postmodernidad? espero que esto cambie. No me gustaría que la sociedad siga llendo a peor. Esperemos que cambie, que se vuelva a películas de familias unidas. Espero no ver relaciones líquidas, amores que sólo llevan a la destrucción. ¿Habrá alguno que sea una verdadera historia de amor y que no siga el guión de la comedia romántica?. Sé además que estamos en pleno boom de este género, por tanto, que tardaremos en salir de él, pero ojalá que lleguen directores que cambien los aires y las historias. Crazy, Stupid, Love tiene una historia atípica, pero las tramas siguen siendo típicas del postmodernismo (familia desestructurada, relaciones líquidas, búsqueda de la felicidad y fallo por hacerlo en los bienes materiales…) De momento hay que contentarse sólo con el aire fresco de las historias, el contenido tendrá que esperar a que llegue otro movimiento u otra generación.

Lo mejor: que todos se han dado cuenta de que la felicidad no se encuentra en lo material.

Lo peor: cae en ciertos clichés de la comedia romántica que a mi gusto le han quitado puntos (por ejemplo: momentos demasiado románticos)

Nota: 6 (bien podría haberse llevado un 7, pero un notable sería demasiado para una película que como dije al principio es un carrusel. No solo de emociones sino que también de calidad, y al final se queda en un bien).

Anuncios

Acerca de jorgevf88

Me gusta el cine, el teatro, la literatura, los deportes, la música desde Abba a ZZtop. Busco la verdad constantemente.

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s