Los sujetos la han olvidado, han olvidado su melodía,
el baile de su geometría, el cantar de sus entes;
han olvidado, el aleteo onírico de las luces aladas,
el gemir de las pestañas desgarradas por el movimiento,
el crujir de sus dedos al sentir la innecesariedad,
las curvas sensuales de sus brazos;
han olvidado la sabia, su esencia vital,
la risa de sus fluidos, la sazón de sus formas,
la plenitud de su sonrisa…
La han olvidado, han olvidado el ánima natural

(Pablo Ortíz Soto)

He fallado, lo intenté, pero he fallado. Quise querer cuando, en realidad, me he dado cuenta que quiero otra cosa muy distinta. Ella no tiene la culpa de esto, solo es culpable de su impaciencia, de querer amar ya. Se necesita tiempo. Una vez me dijeron: “lánzate, tu problema es que no te lanzas a la aventura. Ella te quiere y tú también la quieres. Al final todo te saldrá bien, date tiempo”. No es tan sencillo.

Van a hacer ya casi dos meses. Lo he intentado, pero mi corazón no se calma, sigue anudándose cada vez más fuerte y de formas mucho más retorcidas. Llegará el momento en que habrá que cortar esas cuerdas. Mientras tanto, apenas duermo, apenas como, apenas siento alegría. Me río, pero mi alma llora. Me dicen: “ya no eres aquel que un día fuiste”. Y es cierto, no lo soy. No quiero serlo y no debo. ¿Tienes tiempo para hablar? Lo tengo, pero ¿para qué quieres hablar, para que cuente mis penas? Ya pasé por ahí una vez, dos lo dudo. No va conmigo. Pero gracias por preocuparte.

Trasnocho, sueño apenas tres o cuatro horas, me levanto más que cansado, triste, cabizbajo, herido.  Desayuno poco por no decir nada, apenas un vaso de leche con tres o cuatro galletas. La ducha me calma un poco y la toma de la mochila me dice que cambie la cara, que torne a otro estado. En clase atiendo regular, no puedo dejar de pensar en lo que me ocurre. Luego disimulo, bromeo, a veces sin gracia, luego, vuelvo a bromear, necesito no pensar, no parar, si lo hago me como la cabeza y el nudo del pecho se aprieta más.

Para más inri apenas siento al Señor, sé que nunca me abandonará, pero en este momento una ayuda suya sería bien acogida. No por ello he perdido la fe, en absoluto. Incluso de nuevo vuelvo a culparme por esto, no le doy el suficiente tiempo. No le dejo que me ayude. Pero ahora mismo no me sale dar este permiso, no sé por qué.

Es probable que no me quiera y necesite quererme para recuperarme. Para ello necesito respaldo, amigos. Pero ¿cómo voy a mejorar con ellos si siempre estoy con una cara que no es la verdadera? ¿Cómo desenredo el nudo del pecho si entre mis amigos se encuentra quien lo aprieta cada vez más? Por eso me dicen:

“No te pongas triste amigo/Que tus problemas son los de todos/No te pongas lastres /Que algunos cuesta soltarlos./Desnúdate, enseña tu cuerpo/Alma al aire en libre caminar/Suelta esas palabras /Que te hacen desandar largos caminos./Hazlo con cuidado/ hazlo a lo bruto/ hazlo por contarlo/ hazlo por no ahogarlo/ hazlo con sentido/ hazlo para que sea oído/ hazlo para ser querido./Y no temas/ siempre hay alguien contigo/ aunque creas que no se nota/ pero no seas nota/ échale también un cable/ deja que te ayude/ deja que te cuide. /Así, conseguirás dormir por la noche, desayunar fuerte, conseguirás mejorar. /Cuando te mires al espejo verás el cambio, tu cara será distinta, no reconocerás aquello que fuiste, sin embargo, habrás dado cuentas de que has mejorado, habrás interiorizado que has cambiado.”

(JVF)

Anuncios

Acerca de jorgevf88

Me gusta el cine, el teatro, la literatura, los deportes, la música desde Abba a ZZtop. Busco la verdad constantemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s