Título: Nader y Simin, una separación

Director: Asghar Farhadi

Actores: Peyman Moaadi, Leila Hatami, Sareh Bayat y Shahab

Año: 2011

País: Irán

Duración: 123′

Género: Drama

 

 

Dura historia la que nos acerca Asghar Farhadi en su quinta película y con la que parece ha conseguido el reconocimiento de todo el mundo. El director iraní nos cuenta la historia de Nader y Simin, un matrimonio iraní que trata de divorciarse porque ella quiere ir a occidente para vivir en un sitio mejor, donde haya menos inestabilidad política y económica y, sobre todo, donde pueda progresar. Pero su marido, Nader, pese a estar de acuerdo con la idea, no quiere marcharse, pues su padre, que tiene alzheimer, necesita de sus cuidados y no puede abandonarlo o dejarlo al cuidado de un sanitario.

Así arranca la esta cruda historia que se ve truncada cuando Simin, decide regresar mientras tanto a casa de sus padres. Entonces Nader contrata a una asistenta, para cuidar a su padre mientras que él está en el trabajo. Sin embargo, las cosas se complican un día cuando la asistenta no está en casa y Nader regresa antes de lo normal. En ese momento encuentra a su padre atado y a punto de morir. Luego aparece la mujer y le piden explicaciones. Ella, por no decir que estaba embarazada, por si perdía el trabajo, se calla lo ocurrido y pone una excusa barata que no convence a Nader y hace que la expulse de su casa. Ella, en las escaleras, sufre un aborto y comienza así una disputa entre la familia de la asistenta, que necesita dinero y trata de sacárselo a esa familia, y Nader, al que acusan de haber matado al niño de la señora despedida.

No conviene contar más acerca de la trama, sólo cabe recomendar su visionado, pues es muy interesante ver cómo funciona la sociedad iraní y la justicia en ese país. Y la verdad es que es chocante, pues, uno puede pensar que aquello será lamentable porque como todo lo basan en su religión, el islam… pero es chocante porque uno encuentra muchas cosas que no son tan lejanas ni diferentes a las occidentales. Es cierto que hay algunas cosas que tienen que ver con la religión, como por ejemplo, que una mujer no puede ver desnudo a otro hombre que no sea su marido, y eso se ve reflejado cuando tiene que cambiar al padre de Nader la asistenta porque este se había hecho sus necesidades encima. Se ve cómo ella llama para pedir consejo de si es pecado cambiarle la ropa.

Por otro lado también es una película en la que se ve que cada personaje es consecuente con lo que pide. El que denuncia a Nader busca respuestas a la muerte de su hijo, pero quien tiene la clave, que es su esposa, no se las da por miedo a la respuesta de su marido. Nader clama justicia por el mal trato que le han dado a su padre. Simin trata de ayudar a Nader, la hija de ambos trata de unir a sus padres. Todo es un cúmulo de cabezonería, pero sin perder demasiado el horizonte, el caso es que hay un pequeño malentendido por las dos partes. También a causa de mentiras y tergiversaciones a la hora de las declaraciones.

Desde el punto de vista de las ayudas a los padres, también es interesante, ver como Nader, siente la responsabilidad de ayudar a su senil padre. Él cuando podía ayudó a su hijo y ahora, es el propio hijo quien debe ayudar a su padre cuando éste no puede valerse por sí mismo. Cuando Simin le echa esto en cara, por el divorcio se ve que ella tiene un claro pensamiento occidental, por ello Nader no le pone ningún reproche. Le dice tú piensas de esa manera, pues sé consecuente, si no quieres estar conmigo de esta manera, no estés, porque no estaremos bien como matrimonio. Esto lo refleja muy bien Farhadi en todas las discusiones que mantiene el matrimonio.

Nader y Simin es una película sorprendente, impactante, cautivadora, y que mantiene atento al espectador durante sus dos horas de metraje. Esto se debe no sólo a las buenas interpretaciones de estos, para los europeos, desconocidos actores, y de la gran historia que cuenta el director. Por ello es normal que haya sido reconocida con los mejores galardones en los distintos festivales y premios de las academias de cine.

Además es un filme más que recomendable para toda la familia, pues habla de la familia, de la vejez, de la enfermedad, del matrimonio, de la verdad y de la lucha por la justicia. También es curiosa la película porque enseña cómo es la sociedad iraní, algunos aspectos culturales y religiosos. Que tampoco es tan diferente como la pintan. Y que todo esto, da lugar a una gran historia, a una bella trama con la que acabarán soltando alguna lágrima en varios momentos por cada personaje. Y además, porque el final es de una sensibilidad exquisita.

Lo mejor: Todos los actores y la historia.

Lo peor: El miedo a decir la verdad.

Nota: 8,5

Anuncios

Acerca de jorgevf88

Me gusta el cine, el teatro, la literatura, los deportes, la música desde Abba a ZZtop. Busco la verdad constantemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s