Título: Like Crazy

Director: Drake Doremus

Actores: Anton Yelchin, Felicity Jones, Jennifer Lawrence

Año: 2011

País: USA

Duración: 89′

Género: Drama romántico

 

 

Cada vez que veo una película galardonada con el premio del jurado o del público en Sundance me encanta. En esta ocasión ha vuelto a suceder. La tercera película de Drake Doremus me ha hecho afianzarme más en mis gustos por las películas. A ser posible, cine independiente, por favor. En el cine de autor, de bajo presupuesto se pueden ver grandes obras, grandes interpretaciones, grandes historias, cine cercano, más realista, comedias finas, frescas, que dan un nuevo aire a las historias comunes que inundan las salas. También me gusta ver que, cada vez más, se está dando mucha más coba a este tipo de cine, el cual sólo sobrevivirá con el apoyo del público, al cual hay que concienciar de que está bien ver las grandes producciones, pero que lo más importante del séptimo arte se pierde por los pasillos de los cines mal llamados de arte y ensayo si no se acuden a verlas.

Like Crazy es una pequeña joya que venció en el festival de Sundance en 2011. Es la historia de dos jóvenes estudiantes que se encuentran en el último año de sus carreras y que se enamoran perdidamente. Pero ella es de Inglaterra y el visado por estudios le caduca al terminar la carrera y debe regresar a su país natal. Los jóvenes intentarán verse, pero resulta imposible pues a la joven la prohiben volver a Estados Unidos por violación del permiso de residencia. Esto hace que la pareja mantenga como buenamente pueda una relación a distancia, a miles de millas y kilómetros. Unidos sólo por el teléfono móvil, por el whatsupp, y por el sentimiento mutuo que se tienen.

Mientras no están juntos ninguno está bien. Sienten que algo les falta. Les falta la otra mitad de su vida. Suerte que el chico puede viajar a Inglaterra y pasar unos días con su amada. Pero las cosas parecen estar un tanto frías. Comienzan los celos. ¿Se puede mantener una relación a distancia? Está demostrado que no. Y eso lo refleja muy bien Doremus con su propuesta de intenciones. Incluso los protagonistas lo plantean así. Mientras no estemos juntos, hagamos vidas por separado. Incluso llegará un día en el que ya no viajará uno de los dos a ver al otro y la cosa se acabará.

Así, con ese acuerdo, cada miembro de la pareja retoma su vida, su trabajo y comienza nuevas relaciones con otras personas. Sin embargo, algo les falta. Y de nuevo, un mensaje, una llamada, un te echo de menos, y la desesperación lleva al ¡casémonos! y lo hacen. ¿Entonces? entonces deja a la nueva pareja, viaja a Inglaterra y cásate con tu mujer, con la persona a la que verdaderamente amas.Esto es Like Crazy, una historia de amor entre una periodista y un diseñador de muebles, una historia entre dos jóvenes que se quieren y que la distancia, pese a que se lo pone difícil, no impide que se sigan amando.

Se podría discutir si los jóvenes se aman correctamente. Si saben verdaderamente lo que hacen. Si darse permiso para comenzar nuevas relaciones con otras personas porque la distancia les separa es bueno, tanto para ellos, como para quien les quiere durante esa etapa. ¿Es posible el amor de esta manera? ¿En qué medida se hacen daño? ¿Quién es el culpable, si es que hay? El chico parece que a distancia vive más tranquilo, incluso que puede olvidar a su amada, pero es ella quien con llamadas y mensajes le hace regresar.El culpable es el amor. Y también la inmadurez de los chicos que les hace cometer locuras.

Parece que el amor todo lo puede, pero ¿a qué precio?. Yo no sé si ese amor les hará bien, pero está claro que se quieren. Y que a mí me han proporcionado una inmejorable hora y media. Manteniendo mi atención a esa historia en la que ves que se hacen daño, que se perdonan, que se lo vuelven a hacer… También la película ayuda a darse cuenta de este tipo de relaciones, de cómo funcionan. También de las aspiraciones de cada miembro, de sus sueños y objetivos y de lo que ganan y pierden manteniendo ese tipo de relación.

La pareja protagonista está francamente impresionante, Yelchin y Jones forman una pareja tremendamente realista. Y los secundarios, encabezados por la bella Jennifer Lawrence, que ahora triunfa con Los juegos del hambre, también cuajan buenas interpretaciones para que, junto con una buena selección de temas, que forman la banda sonora, o hilo musical de la cinta, redondeen un buen trabajo ideado por un gran descubrimiento, Drake Doremus.

Lo mejor: El realismo que se desprende.

Lo peor: Las relaciones a distancia, no funcionan.

Nota: 8,5

Anuncios

Acerca de jorgevf88

Me gusta el cine, el teatro, la literatura, los deportes, la música desde Abba a ZZtop. Busco la verdad constantemente.

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s