Pieza discreta de  un gran puzzle, sin nombre para miles, pero formo parte de este teatro llamado mundo, e interpreto un interesante papel, aunque a muchos no les guste,muchos dicen que a esta técnica se la llama “Ser uno mismo”. Tiene gracia, porque no es del todo correcto, más preciso es improvisar.

En la vida improvisamos constantemente. Por ejemplo, cuando nos levantamos y ese día no tomamos el vaso de leche o de café con las galletas de siempre porque lo hemos cambiado por un zumo y unas tostadas. O como cuando se va al cine con una película en mente y, al final, se cambia por otra. Somos nosotros mismos, dirán unos, otros que improvisamos.

Pero hay ciertas cosas que no se pueden improvisar. Las creencias, las costumbres, los equipos de fútbol, el amor… podría seguir con ejemplos hasta quedar saciados, pero sería alargarse en demasía y resultaría cansado. Se puede improvisar la forma de vivirlas, de sentirlas, de mostrarlas a los demás. Puede resultar el hecho de improvisarlas que parezca hasta falso, forzado, pero ¿acaso no estamos haciendo teatro?

No me imagino el final de la obra, ni el de mi personaje, al que le llegará su momento, porque es tan divertido desarrollarlo que es difícil expresarlo con palabras. Como todo personaje, tiene momentos buenos y momentos peores, ríe, llora, se alegra, se entristece, se enamora, le dan calabazas, una, dos, las veces que sean, y no se rinde, sino que sonríe, levanta la cabeza y se vuelve a levantar para conquistar el mundo, mejor dicho, a una parte de éste.

Y como todo buen actor, necesito que formarme, para alimentar a ese personaje de todo aquello que forma su esencia. Estudio, un curso, otro, otro y otro. Luego trabajo, aquí, allí, en el otro lado. Me asiento. Progreso o me quedo anclado y, entonces, hay que buscar un cambio, un giro. Después ¿qué? ¿Sinceramente? Más de lo mismo. El ser humano es el único animal capaz de tropezar dos veces sobre la misma piedra. Y que también, como dijo Mark Twain “El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed y que habla sin tener nada que decir”. Pues justo como yo, y como todo el mundo.

Y todo lo dicho no es verdad, pero como diría Godoy ¿verdad que parece mentira?

 

Anuncios

Acerca de jorgevf88

Me gusta el cine, el teatro, la literatura, los deportes, la música desde Abba a ZZtop. Busco la verdad constantemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s