Título: Cosas que perdimos en el fuego

Director: Susanne Bier

Actores: Halle Berry, David Duchovny y Benicio Del Toro

Año: 2007

País: USA

Duración: 119′

Género: Drama / Amistad / Drogas

 

 

Primer trabajo de la directora danesa Susanne Bier en Estados Unidos. La entrada en la meca del cine no lo hizo nada mal. Fue con un filme complicado, en el que ha demostrado sus habilidades tras la cámara para contar una historia fiel a sus principios y temas.

Bier cuenta la historia de amistad entre dos amigos de la infancia, uno padre de familia, Bryan (Duchovny), y Jerry (Del Toro), un heroinómano al que sólo Bryan acude a ayudarle y a prestarle atención ya que es su amigo. Y así se lo recuerda Jerry: “Bryan, tu eres el único amigo que tengo en el mundo”.

Pero trágicamente, Bryan muere, y deja rotos a su familia y a Jerry. Entonces es cuando da comienzo una relación de cordialidad al principio, entre Jerry y la mujer de Bryan, Audrey (Berry), hasta que, al final, cada uno comprende al otro y entonces arrancan esa relación de amistad.

Esa relación de cordialidad comienza cuando Audrey decide sacar de la habitación donde vive Jerry y llevárselo a su casa. Lo hace para tratar de estar en paz con su marido, pues cuando él vivía, ella no aceptaba a su amigo y ahora decide enmendar esa situación. Por eso le pregunta Jerry: “¿Por qué estoy aquí?”, queriéndole decir realmente, si no nos llevamos bien, ¿para qué me sacas de mi habitación y te empiezas a preocupar por mí?. Así arranca una relación cordial, pero que Jerry la va poco a poco moldeando para que termine de fraguarse en un amistad. Para ello lo primero que hacer es ganarse a los hijos, para tratar de hacerle ver a Audrey que no es un mal tipo, sino que solamente tiene un grave problema del que está intentando salir. Pero Audrey no se da cuenta de que ya hay amistad y no mera cordialidad, esto es durante una recaída de Jerry a raíz de que la propia mujer de Bryan le había echado de casa al pensar que quería ocupar el lugar de su difunto marido. El gesto de amistad se ve en que Audrey acude sin pensarlo a la barriada de drogadictos a sacar de allí a Jerry para llevarlo de nuevo a casa. Una vez allí le cuida. Pero ya no por compensar y hacer lo que su marido se traía con él, sino por amistad. Porque cuando un amigo, cuando está mal, se le ayuda sin pensarlo. Y no sólo se le ayuda sin más, sino que se le da cariño, amor.

Otro de los temas importantes es la muerte. Bier emplea la muerte para acercar a dos personas, para que se conozcan en medio del sufrimiento de ambos por la pérdida de la misma persona. El sufrimiento hace mejor al hombre, le ayuda a darse cuenta de lo que tiene, a que valore todo lo que posee, en el fondo, a darse cuenta de la realidad y de lo que es bueno. Mantiene alerta, y afrontarlos hace más fuerte a las personas, más capaces de todo. En la película se ve claramente. Hay que afrontar el sufrimiento. Audrey no quiere hablar de su marido recién fallecido porque se viene abajo y llora, y no quiere que sus amistades la vean llorar, ella quiere que la vean fuerte. Sin embargo el hecho de callarse sus sentimientos la va mermando, la vuelve mucho más irascible, protectora en exceso con sus hijos, celosa, individualista. Hasta que Jerry consigue que se suelte y hable con normalidad de su marido. Poco a poco. Logrando que todo el sufrimiento que Audrey tenía guardado consigo desapareciese y aflorase una sonrisa y un gesto de ternura al ver que tanto ella como sus hijos recordaban durante una cena a su difunto padre y marido.

Como comenté en las primeras líneas, es una película complicada. El tema es duro y la forma de afrontarlo sólo lo puede llevar a cabo con esa maestría la danesa. Era difícil incurrir en Estados Unidos con esta historia, incluso la película pasó casi sin pena ni gloria. No tuvo ninguna candidatura a algún premio, cero. Sin embargo, Cosas que perdimos en el fuego es una gran película que sorprende por la sensibilidad con la que está llevada a cabo cada escena. Para ello la labor de los actores es clave. Cada uno está en su mejor versión, hacía tiempo que no se veía a una Halle Berry realizando una gran actuación. Pero sin duda, el actor que brilla por encima del resto, es el siempre sensacional Benicio Del Toro, el hispano sostiene el peso mayoritario del filme y lo hace de manera magistral. Una actuación magnífica.

Recomendable filme en el que se ve cine de valores, familia unida, la amistad llevada al extremo, la aceptación de la muerte. Bier con su peculiar estilo consigue mantener atrapado al espectador durante cerca de dos horas en las que ve cómo cada personaje supera sus problemas afrontándolos. No sin miedos, pero sí con ganas por mejorar y salir de ellos. Muchos dicen que éste es el peor trabajo de los que ha hecho la directora danesa en esta década, yo no lo creo, pero es cierto que tiene obras mucho mejores. Aún así aplaudo su primera obra hecha en América. Además demuestra que es una de las mejores autoras, probablemente la mejor y también, de los mejores directores del panorama actual. Échenle un vistazo, merece la pena.

Lo mejor: Benicio del Toro (me rindo ante este gran actor)

Lo peor: La escena en la que Audrey no puede dormir y llama a Jerry (algo choca)

Nota: 8,5

Anuncios

Acerca de jorgevf88

Me gusta el cine, el teatro, la literatura, los deportes, la música desde Abba a ZZtop. Busco la verdad constantemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s