Título: Los lunes al sol

Director: Fernando León de Aranoa

Actores: Javier Bardem, Luis Tosar, José Ángel Egido y Fernando Tejero.

Año: 2002

País: España

Duración: 113′

Género: Drama / Trabajo / Drama social

 

 

Fernando León debutó con Familia, sorprendió con Barrio y se consolidó con Los lunes al sol. Su mejor película hasta la fecha. Una película profética acerca de la situación laboral en la que Javier Bardem y compañía realizan una labor interpretativa magistral.

El director que más ha desarrollado sus temas ha sido el español Fernando León de Aranoa. Lo hizo en Los lunes al sol, lo siguió, aunque en menor medida en Princesas, y lo retomó mezclando la temática de Princesas con la de Los lunes al sol en Amador.

Sin avanzar querer ni mucho menos avanzar, o pronosticar, la crisis económica actual que empapa no sólo a España sino a media Europa, Fernando León mostró en 2001 el día a día de un grupo de parados gallegos que acaban de ser despedidos de sus puestos de trabajo en el astillero de Vigo. Todos malviven. Van diariamente a la cola del INEM a que les busquen un trabajo. Mientras tanto, pasan el resto del día en el bar, tomando cervezas y copas hasta, en muchos casos, emborracharse, mientras se quejan de la situación laboral y de quien les ha quitado el trabajo, los coreanos que han comprado la empresa y que les han echado.

El director madrileño es crítico con el problema laboral y las consecuencias que tiene para las personas no estar trabajando. Un ejemplo claro se da cuando uno de los parados acude con su mujer a pedir un crédito a un banco y, por el simple hecho de no tener los suficientes avales personales (nóminas u otras fuentes de ingresos) aunque no les dicen que no se lo conceden se lo dan a entender. Sin embargo León de Aranoa no sólo denuncia el paro, sino el mundo de las ofertas, de la publicidad, de los engaños. Por ejemplo, respecto al crédito: “En el anuncio decía que era muy fácil conseguirlo. […] Bueno, los anuncios…ya se sabe”.

Donde se hace más denuncia de los problemas laborales son en las conversaciones que tienen en el bar:

“Que no hombre, que no, que es muy fácil ir de víctima y que te lo den todo hecho. Trabajo hay, si hay para los de fuera hay para los de aquí. Y para los de fuera hay ¿no?. Vale Reina, vale. No, vale Reina no, que a mi me sacan todos los meses una pasta los de la seguridad social para mantener a una panda de vagos. Es muy bonito poner la mano todos los meses. ¿Has oído? Reina dice que eres un vago. A mí no me metas. No, ya estás metido, este señor dice que si quisieras trabajar irías a un invernadero en Almería a cobrar 800.000 pesetas al mes, dejarte la mitad en alojamiento, y lo que te sobre se lo envías a tu mujer. Yo no hablaba de él (dice Reina). Ah ¿no?, dice Santa, ¿y de quien hablabas? Santa no es tan difícil. Yo lo que digo es que si te lo curras algo haces. Mira Rico, el coge el dinero de la indemnización y monta este bar. Y de eso ¿hace cuanto, tres años? ”

“[…] El convenio que firmasteis era una mierda. No nos quedaba otra, le dice Recio. No os quedaba otra, y ¿ahora qué, os queda otra? porque salisteis huyendo después. Tú has cogido este bar y te va bien, y yo me alegro, pero otros no han tenido tanta suerte. […] Cuando estábamos en la calle ya no estábamos juntos. El convenio nos había separado. Y ya se sabe, cuando no estamos juntos, nos joden. Por eso estamos ahora aquí. A unos les ha ido bien, otros como Lino tiene que decirle a su mujer que le ha ido bien, que a lo mejor le llaman, y por eso a mí se me pone esta cara de mala leche”.

Con este discurso sobre la unidad, parece que trae de nuevo la idea comunista, la del obrero que debe unirse en grupo frente al dueño de la empresa, el opresor. Pero la cosa ya ha cambiado. Ya no se avanza en esa dirección. Y el propio director lo sabe aunque no lo quiere admitir, por ello deja en los personajes toda la resignación de la situación.

Pero no toda la situación la trata con dureza sino que también incluye humor, porque ¿qué sería de estas personas que están hundidas por la falta de un trabajo si no tienen sentido del humor con el que alegrarse un poco cada día?. Buena muestra de ello es el discurso sobre las antípodas y el cuento de la cigarra y la hormiga:

“Las Antípodas. ¿Tú sabes por qué se la llaman las Antípodas? porque significa lo contrario. Antípodas, anti- podas, lo con- trario, lo opuesto que aquí, allí hay curro, aquí no…”

“La cigarra y la hormiga. Erase una vez un país en el que vivían una cigarra y una hormiga. La hormiga era hacendosa y trabajadora y la cigarra no, sólo le gustaba cantar y dormir mientras la hormiga hacía sus labores. Pasó el tiempo y la hormiga trabajó y trabajó durante el verano, ahorró cuanto pudo y, cuando llegó el invierno, la cigarra se moría de hambre y de frío mientras la hormiga tenía de todo. ¡Qué hija de puta la hormiga! la cigarra llamó a la puerta de la hormiga y le dijo: cigarrita, cigarrita, si hubieras trabajado como yo ahora no pasarías hambre y frio, y no le abrió la puerta. ¿Quién ha escrito esto? porque esto no es así, porque la hormiga es una grandísima hija de la gran puta y una especuladora y, además, aquí lo que no dice es porqué un hombre nace cigarra y otros hormiga, porque si eres cigarra estás jodido”

En esta escena se puede llegar a apreciar perfectamente no sólo el pensamiento político del director, un tanto de izquierdas, abogando casi por el comunismo de la vieja escuela, el de la unidad para luchar contra el opresor, sino que además se muestran tendencias nihilistas, pues apenas se aprecian síntomas de esperanza a que todo vaya hacia un cauce mejor, más positivo.

En declaraciones a El Cultural en 2010 dijo que:

 “Todos estamos expuestos a situaciones en las que te debates entre lo que te conviene y tus principios.

[…]Siempre persigues algo para el personaje. Pero no lo puedes formular de una forma tan concreta: “Voy a hacer una película humanista”. 

          “Lo que yo hago con mis personajes es escribir la película con ellos, no de ellos.

           Las películas no son una representación de la vida, no pueden ser jamás realistas”,completó el director madrileño.

La película fue galardonada con cinco premios de la Academia Española incluyendo mejor película, director, actor, actor de reparto y actor revelación. Con esta película comenzaban las grandes actuaciones de Javier Bardem, el mejor actor español en el panorama actual junto con Luis Tosar. Y en esta película se puede disfrutar de los dos.
A caballo entre el drama y el humor, Aranoa se desliza por la vida de los parados gallegos para ofrecernos una historia amable, cruda, verdadera. Si aún no han visto Los lunes al sol debe hacerlo. Es la mejor película española realizada en los últimos años y con mucha diferencia. La hora y cincuenta se pasa volando entre risas y lágrimas finalizando con un buen sabor de boca.
Lo mejor: Todo
Lo peor: que León no consiguiera mantener el nivel en sus siguientes trabajos y lo bajase cuantiosamente en Amador.
Nota: 10

 

 

Anuncios

Acerca de jorgevf88

Me gusta el cine, el teatro, la literatura, los deportes, la música desde Abba a ZZtop. Busco la verdad constantemente.

»

  1. plared dice:

    La película no me gusto demasiado. Mas bien me parece un brindis al sol, utilizando los tópicos de siempre disfrazándola de critica social escorada hacia la izquierda. Quizás siguiendo al estela de ese maestro que es ken loach. Del que todos estos supuestos izquierdistas de visa oro, deberían de aprender un poco en su forma de ver y retratar el lado mas oscuro de nuestra sociedad.

    Eso si, su sentido del humor es notable y eso la aleja un poco de os pastiches que se suelen hacer por aquí. Totalmente partidistas. Y en lago te doy la razón, viendo el panorama actual, una película muy pero que muy acorde con lo que estamos viviendo. Que particularmente me hace decir que les den a todos, izquierdas y derechas. Saludos

  2. jorgevf88 dice:

    Estoy de acuerdo en todo, salvo en que todos estos directores (metiendo en el saco a los que hacen este tipo de cine) sigan la estela de Ken Loach. Está claro que el británico es un referente, pero también están por ahí, los hermanos Dardenne, Wenders, Moretti… Cada movimiento cinematográfico tiene a sus “estrellas” en cada país. En España, en cine social, Aranoa es el abanderado, seguido por Icíar Bollaín, estando casada con Paul Laverty, guionista de Loach, no se espera otra cosa.

    Gracias por el comentario y por tu blog, es muy bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s