Título: Vete y vive

Director: Radu Mihaileanu

Actores: Yael Abecassis, Roschdy Zem, Moshe Agazai y Mosche Abebe.

Año: 2005

País: Francia

Duración: 148′

Género: Drama / Exiliados / Religión / Familia / Drama social

 

 

Sinceramente, hacía mucho tiempo que no lloraba con una película. Desde la maravillosa La vida es bella de Roberto Benigni. Pues bien, Radu Mihaileanu, uno de mis directores favoritos lo ha conseguido con este filme. Su tercera obra, en la que ha logrado la perfección y que le ha pesado para sus siguientes trabajos, aunque también son notables.

Radu Mihaileanu ha sido el único de los realizadores, últimamente, que se ha atrevido a enseñar en la pantalla otras culturas y sus problemas . Ya lo hizo en 1998 con El tren de la vida, en la que mostraba como un pueblo judío huía de los nazis. Pero lo importante no era esto, sino que todo lo que hacían siempre era bajo los preceptos y normas de la Torá.

Más destacado es el caso de Vete y vive. Como ya fue comentado en el apartado anterior la historia es la de un niño cristiano (Salomón) de origen etíope que vive exiliado en Sudán y que huye a Israel, junto con otros refugiados de su pueblo que son judíos, porque creen que Jerusalén es el paraíso. Salomón, para salvar su vida debe ocultar su condición religiosa y tiene que hacerse pasar por judío y cumplir con todos los preceptos de esta religión para poder pasar desapercibido, aunque en su seno interno él siempre tuviese claro cual era su religión. En esta película la mayoría de las decisiones que toma el protagonista a lo largo de su vida siempre están condicionadas por la religión, sobre todo por el problema que le supone ser católico y actuar como un judío. Al principio esta lucha religiosa es mucho más aguda que a medida que van pasando los años y el joven Salomón va aceptando que debe vivir como un judío. Sin embargo él sabe que no puede fallar no sólo a Dios, sino a su madre, por ello, nunca pierde de vista el hecho de que es cristiano.

Mihaileanu, en todas sus películas,  muestra esa unidad familiar que ahora parece que no es lo más importante. Para el director franco-rumano siempre hay un nexo de unión, siempre hay una familia unida delante. En esta ocasión, el cineasta cuenta la historia de un joven exiliado de su Etiopía hacia Israel, Salomón. El niño fue alejado de su madre por su bien, para sobrevivir. Allí en Israel recibió ayudas. Le dan ropa, le tratan bien, le enseñan a utilizar los cubiertos para comer, le incorporan a la escuela…es decir, le civilizan. Al joven Salomón le sorprende, por ejemplo que se desperdicie agua por el desagüe mientras se ducha, no está acostumbrado a que pasen estas cosas. Esta película es brillante porque tiene muchos temas. Incluye también el de la religión, que desarrollaré en el siguiente apartado, pues el jóven etíope es cristiano y debe hacerse pasar por judío y vivir bajo los preceptos judíos para salvar su vida. Pero lo hace dentro de una familia que pese a ser adoptiva le trata bien, con amor, y además es una familia estructurada, unida, y sobre todo, tolerante, no es racista. Ellos no son creyentes, se lo hacen saber al pequeño, pero respetan su fe, aunque piensan que es judío.

Curiosa, dura, amable, bella, emotiva, admirable, trágica e impactante historia esta que nos acerca el director rumano sobre personas exiliadas firmes en la fe pese a todos los calvarios y situaciones que deban soportar. No puedo creer como el autor de la película ha sido capaz de mostrar con tanta sencillez estos temas. Es de agradecer que sea de los pocos que hablan de ellos y que quiere hacerlo. Es de los pocos que habla de las religiones, de la judía, de la musulmana, de la cristiana… y lo hace sin tapujos, y lo más importante, sin ofender a ninguna religión. Denuncia cuando debe hacerlo, pero sin crear malestar. Eso es de destacar y de tener muy en cuenta, porque lo más importante de una película no es sólo lo bien hecha que está, y lo bien interpretada, y la buena música, que esta tiene todo esto, también hay que atender al mensaje, a la historia, a lo que quiere contarnos. Si nos deja indiferentes podremos decir que es una mala película, pero si nos toca, para bien o para mal, no podremos decir lo contrario. En esta ocasión, a mí me ha tocado, y además, para bien. Recomiendo esta cinta, la cual, pese a su larga duración, no se hace larga, tiene un buen ritmo y la historia mejora a medida que se desarrolla la trama. También invoco a su visionado porque es cine de valores, es cine en estado puro, y lo mejor de todo, es para toda la familia.

Lo mejor: la firmeza en la fe del protagonista.

Lo peor: Las dos horas y media pueden hacerse largas (aunque lo dudo)

Nota: 10

Anuncios

Acerca de jorgevf88

Me gusta el cine, el teatro, la literatura, los deportes, la música desde Abba a ZZtop. Busco la verdad constantemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s