Después de haber visto la película Un hombre para la eternidad (1966) de Fred Zinnermann, muy interesante y más que recomendable, comencé a entusiasmarme por la vida de Tomás Moro, un humanista que nunca se rebajó por ser fiel a sus principios, creencias y valores. Tras haber comenzado a leer pinceladas generales sobre su vida, se apoderó de mí la imperiosa necesidad de leer su obra más reconocida, Utopía.

Utopía fue publicada en 1516 bajo un extenso título, como se llevaba en la época, Libellus… De optimo reipublicae statu, deque nova ínsula Vtopiae . En esta obra, el autor trató de crear un lugar con un sistema político y unas ideas, valores, filosofía en el fondo, distintas a las que imperaban en la época del humanista británico. La obra está dividida en dos partes: Un libro primero en el que se incluye la introducción y una conversación entre el propio Moro, Hytlodeo y Peter Giles. Y un segundo libro en el que se describe la isla Utopía.

La introducción resulta que es una carta de Moro hacia su amigo Giles. En ella se disculpa por la tardanza con la que le llega su obra, la cual le prometió entregar mucho antes. En el diálogo entre los tres ilustres, se comentan los viajes del segundo fuera de Europa, que seguía la cartografía de Americo Vespucio. Giles y Moro, le aconsejan, que todos estos conocimientos los ponga al servicio de un rey, pero Hytlodeo lo rechaza, pues es partidario de que los reyes están manchados por el egoísmo, por los prejuicios, por las envidias. Con esta discusión, que termina por derivar en la propiedad privada, hace que los derroteros finalicen en la explicación de la isla de Utopía, el mundo ideal creado por Moro y que desarrolla a lo largo del segundo libro.

Moro sitúa Utopía dentro de la cartografía de Vespucio y a Hytlodeo como el visitante de la zona. El cual, nada más llegar se sorprende de la buena organización y disposición del pueblo. Hay 54 ciudades-estado con capital en Amaurota, situada en el centro. Todas las ciudades equidistan prácticamente lo mismo las unas de las otras y tienen la misma extensión. Las casas son iguales y no tienen dueño, cada diez años los habitantes se mudan a otra casa. Es un pueblo dedicado a la agricultura, pero también al desarrollo de la urbe. Lo curioso es que todos participan en todo. Un tiempo son agricultores y otro lo dedican al desarrollo de la capital. Sin abandonar nunca el sistema patriarcal, familiar, sobre el que se asientan estas ciudades-estado, inspiradísimo en el modelo de organización de la Grecia clásica.  A esto hay que añadirle la libertad religiosa en materia de fe y la proclama por la paz y el hedonismo.

La obra critica duramente el sistema del momento que vivió el autor, el cual, como humanista y buen cristiano quiso denunciar y abogar por un mundo mejor que él mismo sabía que era difícil, si no imposible de llegar a alcanzar. Pero no me gustaría que sólo nos detengamos en la crítica, sino también en las ideas y valores positivos que aporta, en el lenguaje culto, esquisito, pero, a la vez, sencillo, ameno, delicioso.Y que como todo clásico, pues comienza la obra con un diálogo, como se hacía antiguamente, todo queda hilado perfectamente para que el lector se deleite y aprenda. Por favor, lean Utopía de Tomás Moro, ampliarán horizontes.

 Obra: Utopía

Autor: Tomás Moro

Año: 1516

Editorial: Austral

Páginas: 168

Anuncios

Acerca de jorgevf88

Me gusta el cine, el teatro, la literatura, los deportes, la música desde Abba a ZZtop. Busco la verdad constantemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s