Hace poco tuve la suerte de releer uno de los libros que más me ha divertido en mucho tiempo y del que he aprendido mucho acerca de los artistas españoles de principios del siglo XX. Esta obra es La desesperación del té (27 veces Pepín Bello), escrita José Antonio Martín Otín. A muchos no les sonará el nombre, no le pondrán cara, salvo que comience a llamar a su autor por el sobrenombre, Petón. Sí el narrador de partidos de fútbol y atlético de corazón. Con esta obra Petón nos acerca la vida de un paisano suyo, de un aragonés que dejó su tierra por la vida en la capital. Pero claro, ¿por qué es interesante su vida? la respuesta es sencilla, porque estuvo viviendo en la Residencia de Estudiantes junto con miembros de la Generación del 98 y del 27 y alguna posterior.

Es cierto que don José Bello no escribió nada y que por ello su historia ¿por qué habría de ser digna de narración para que todo el mundo pudiera conocerle? Simplemente por lo mencionado en las líneas anteriores. Bien es cierto que a pocos interesa su vida, sino sus vivencias junto con todos aquellos residentes en aquél colegio mayor que presidía el ilustre Ortega y Gasset. Su historia, contada a modo de conversación entre Pepín y Petón es magnífica en cuanto a estilo, pues de este modo todo lo que se cuenta resulta mucho más familiar, es más cercano.

Todas las historias que le cuenta Pepín a su amigo son viejos recuerdos refrescados a modo de anécdota en esta obra. La desesperación del té nos permite introducirnos mucho más en la intimidad de grandes artistas como Buñuel, Lorca, Dalí, Sánchez Mejías, Unamuno… y así un largo etcétera de grandes genios de principios del siglo pasado que ahora ya estarán en gloria con el Altísimo.

Todo lo que cuentan las biografías de estos hombres se quedan enseguida cojas por la falta de la información que aporta Pepín. La gracia con la que están contadas hace que nos derritamos ante ciertos caracteres de algunos ilustres que sentíamos muy lejanos. ¡Quién podría imaginar que don Miguel de Unamuno se comportaba irreverentemente durante las comidas! o que Lorca era el centro de innumerables bromas por los jóvenes estudiantes.

Aunque sin ninguna duda, lo mejor de todo esto, es la sencillez con la que todo está dicho. Pepín era así, humilde, sencillo… y eso Petón lo ha sabido transmitir con una amabilidad tremenda. Queda anotado que cuando dos amigos escriben sobre ellos, el resultado siempre es bueno, por una simple razón, no pueden dejar hueco a la mentira. Por esta razón más las arriba dadas recomiendo La desesperación del té, no tiene desperdicio.

pepinbelloTítulo: La desesperación del té (27 veces Pepín Bello)

Autor: José Antonio Martín Otín

Año: 2008.

Páginas: 324.

Editorial: Pre Textos Contemporánea.

Precio: 20 €

 

Anuncios

Acerca de jorgevf88

Me gusta el cine, el teatro, la literatura, los deportes, la música desde Abba a ZZtop. Busco la verdad constantemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s