mayo cartelTítulo: Después de Mayo.

Director: Olivier Assayas.

Actores: Clément Métayer, Lola Créton, Felix Armand.

Año: 2012.

País: Francia.

Duración: 122 .

Género: Drama /Mayo del 68.

Distribuye: Vértigo Films

 

Germán Esteban Espinosa

Olivier Assayas es uno de los cahieristas de tercera generación. Los fundadores del Cahiers du Cinema fueron los responsables de introducir el concepto de autor, tal como era entendido en la literatura y la música, en el arte cinematográfico. Los artículos de Assayas son muy interesantes por su crítica a la extendida costumbre de malinterpretar el significado de “cine de autor”, al considerarlo enfrentado al “cine comercial”.

Lo cierto es que el cine de autor debe siempre tender hacia lo comercial, a gustar a su público. La autoría auténtica es la que se manifiesta en una película que llega al público general, siendo de una calidad óptima, y además permitiendo la identificación de una temática propia, insertada por el director. Su compañero Thierry Jousse, añadiría después que el autor cinematográfico utiliza su estilo como medio para hacer buen cine, no como fin narcisista.

mayo drogas

Otro de los fundadores del Cahiers, André Bazin, que siempre se mostró crítico con estas teorías, apuntó que además de tener una temática constante a la par que evolutiva, el autor debería adaptarse a los rápidos cambios en la sensibilidad del espectador, ya que en cine, a diferencia que en la literatura no contemporánea, un gusto estético dura menos que la vida activa del artista.

Así, Después de Mayo nos ofrece una narración que no se adapta en absoluto al nuevo público, sino que parece producida en la época tardía de la Nouvelle Vague, posterior a Mayo del 68; con una predilección denotada por la luz natural, la música, y unos intérpretes que, en vez de sangre, tienen azúcar diluido, no se sabe si por su inutilidad actoral o por la intención de Assayas de escoger a actores aficionados, buscando la fotogenia perseguida por Delluc y Bresson.

La originalidad de esta cinta radica en la intencionada crítica brechtiana al movimiento del 68. El realizador muestra en todo momento la visión subjetiva del protagonista, que es un joven comprometido con el socialismo y la lucha contra la burguesía. Sin embargo, este retrato, que supuestamente ensalza el espíritu de la época, provoca en el público el efecto contrario. El espectador, que ya conoce las barbaridades producidas por Mao y compañía en el mundo, así como las consecuencias del ácido lisérgico y la heroína, deducirá la sutil pero letal crítica de Assayas, que refleja en las actitudes de los protagonistas la inmadurez, irresponsabilidad y fanatismo ideológico que movían realmente a los integrantes del movimiento sesentayochista.

Lo malo es que Assayas no termina de saber cuáles son sus intenciones, ni qué es lo que quiere transmitir con su producto, de manera que se va diluyendo conforme avanza el interminable tostón nostálgico de su cinta, que no termina de contar nada en sus aproximadamente 120 minutos de metraje.

mayo manifa

Y eso que tiene momentos francamente buenos, como un plano que dura unos pocos segundos, en el que se encuadra al protagonista mientras pinta en su habitación. La imagen se nos muestra enmarcada por su ventana, con unos jarrones colocados en frente. La fotografía está planteada de tal forma que consigue transmitir una tonalidad de colores próxima al impresionismo pictórico francés. Pero por desgracia, solo es un brevísimo atisbo de genialidad.

Esta claro que Assayas lo ha intentado, pero no ha conseguido la meta que perseguía. Solo logra profundizar levemente en la discusión sobre lo que define a un artista, y la lucha entre ideologías y arte. Aún así, simplemente esboza el trazo del debate, sin llegar a la raíz del problema. Enuncia una interesante crítica a la opresión creativa que impuso el realismo socialista en la URSS de Stalin, frente al arte revolucionario de Lenin, donde florecieron Vertov, Pudovkin y Eisenstein.

Si bien tiene el mérito de transportarnos a una época y a una forma de hacer cine muy distinta a la actual, se empantana en la segunda parte de la película y no tiene muy claro a dónde quiere llegar, de manera que se diluye el interés generado al principio y un aburrimiento progresivo se va apoderando del espectador.

Lo Mejor: Su crítica brechtiana reflexiva al Mayo del 68 francés y su lograda ambientación.

Lo Peor: Su indeterminación argumental y larga duración.

Nota: 7

mayo1

Anuncios

Acerca de jorgevf88

Me gusta el cine, el teatro, la literatura, los deportes, la música desde Abba a ZZtop. Busco la verdad constantemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s