Lo que el alma debe al cine

Lo que el día debe a la noche cartel poster España estrenosTítulo: Lo que el día debe a la noche.

Director: Alexandre Arcady.

Actores: Nora Arnezeder, Fu’ad Aït Aattou, Mathias Van Khache, Anne Parillaud, Nicolas Giraud, Mohamed Fellag, Vincent Pérez, Olivier Barthelemy,

Año: 2012.

País: Francia.

Duración: 162′.

Género: Romántica. Obra Maestra,

Distribuye:  aContracorriente Films.

 

Germán Esteban Espinosa.

Esta película es un punto de inflexión en el verano. Pocos preestrenos me han emocionado tanto (y discúlpenme que utilice unos segundos la primera persona del singular) como éste, hasta el punto de darme vergüenza salir a la calle por el torrente emocional que recorría mi alma, de modo que al abandonar la sala e ir andando a mi casa, tuve que ponerme gafas de sol pese a que el día estuviera lluvioso, y taparme la cara con la mano para que no me miraran raro, pues cada vez que reflexionaba sobre la cinta, volvía a sufrir un torrente de sentimientos.

Lo que el día debe a la noche confirma una vez más la excelencia indiscutible del cine francés, muy superior al nuestro, y a veces incluso al todopoderoso Hollywood. Es un largometraje que dura sus 2 horas y 40 minutos, pero que te llena de tal forma que disfrutas desde el principio y la mente se te sumerge en la pasión desatada del argumento, fantásticamente ambientado en la Argelia colonial, desde la Segunda Guerra Mundial hasta su independencia.

Loq ue el día debe a la noche younés niño Argelia

En ese trasfondo se desarrolla la historia de Younés y los giros que le da la vida. Al verla no se puede evitar pensar en Esplendor en la Hierba (1962), demoledora película de Elia Kazan y el mayor ataque al puritanismo y la hipocresía sexual que se ha hecho nunca. Al igual que el clásico protagonizado por Warren Beatty y Natalie Wood, Lo que el día debe a la noche te introduce la mano en las entrañas, escarba en tus vísceras hasta dar con tu alma, la revuelve y hace que experimentes una catarsis espiritual demoledora. Se combinan los sentimientos de alegría con los de honda tristeza y con reflexiones sobre el sentido de la vida y la imposibilidad de remendar los errores pasados.

Mezcla amor, erotismo, amistad, guerra, música y nostalgia. Es una obra maestra compleja y perfectamente llevada a cabo, con un estilo formal impecable. Posee una fotografía capaz de transmitir esa luz especial del paisaje africano, una iluminación llena de tonos cálidos, refrescados por la omnipresencia del mar y la playa. La música diegética salpicará la trama de numerosos temas clásicos españoles, como el “Quizás, quizás, quizás”. Además, los más atentos descubrirán el gran uso que hace de la música narradora en dos momentos de la película, en los que utiliza un leit motiv característico para anunciar que el acto que comete nuestro protagonista tendrá funestas consecuencias tanto para él como para los que le rodean.

Loq ue el día debe a la noche playa

El amor está muy bien tratado, pero la amistad requiere un auténtico elogio. Lo primero de todo es la manera en la que surge el vínculo entre los amigos y la forma tan simple y maravillosa de elipsar 10 años en 2 segundos sin aparentemente cambiar de plano. Lo segundo, la personalidad bien definida de todos los integrantes, y la forma tan maravillosa con la que el director une el presente con el pasado a través de la semejanza entre el hijo de uno de los amigos de la infancia y su progenitor. Aquí destaca el carisma y la humildad que destila el personaje encarnado por Mathias Van Khache, en un papel nada sencillo que aporta otra pieza más a la complejidad del argumento.

La protagonista, Nora Arnezeder, es espectacular. Muestra en todo momento una belleza contenida a la vez que desbocada, un símbolo de la felicidad al alcance de la mano, un signo de lo que pudo haber sido. Su boca sensual y sus ojos son suficientes para expresar el profundo sentimiento que la embarga, y la fuerte carga psicológica que posee su personaje. Confirma la calidad y sensualidad que mostró en su breve pero importante papel en otra de las mejores películas del año, incomprensiblemente apartada de los Óscars, El Ladrón de Palabras. Él, el actor que da vida a Younés, es bueno; pese a que den ganas de pegarle una paliza.

Lo mejor es que pese a ser emotiva, no es patética, ni induce al llanto durante largos minutos, sino que explota al final, como un orgasmo, en un clímax absolutamente perfecto, con el uso de transparencias y rótulos, así como de espejismos y música fuertemente empática.

Loq ue el día debe a la noche Younés

Es una cinta que da para reflexionar profundamente sobre la vida; sobre las decisiones que tomamos y cómo afectan a nuestro futuro. Es un canto de esperanza para salvarnos y disfrutar del don de la existencia. Un aviso para aquellos que ciegan sus sentimientos por cualquier estupidez racional, para que rompan el velo que cubre sus ojos y vean la luz de la verdad que tienen delante, y sean felices. Es la película del verano.

Lo Mejor: Su forma y su fondo y la catarsis espiritual que desata en el espectador.

Lo Peor: Puede que no se estrene en las provincias pequeñas, pese a ser una gran producción francesa. Y es una pena, porque es de las mejores películas de la temporada.

Nota: 10

Loq ue el día debe a la noche obra maestra

 

Anuncios

Aquí no hay lágrimas en la lluvia, pero se piden cuentas al creador

1043856_586325058057470_1059780178_nTítulo: Frankenstein, el musical.

Dirección: Santiago Martín Arnedo

Música Original:  Santiago Martín Arnedo.

Libreto: Myriam Carrascosa Vega.

Elenco

Victor Frankenstein: José Antonio Riazo Andreu

La criatura: Samuel González Rubio

Elizabeth: Lola Ortiz de la Torre

Alphonse Frankenstein: Daniel Almagro Ruiz

Mery Shelley: Cristina Carrascosa Vega

Duración: 2h 30′.

Género: Musical/ Drama/ Terror Fantástico/ Steampunk

Jorge Velasco.

Sólo durante un mes podrán disfrutar del musical de Frankenstein aquí en Madrid, del 17 de julio al 18 de agosto en el teatro Nuevo Apolo (al que le falta una manita de pintura y algo de restauración) , en la céntrica plaza de Tirso de Molina, un lugar emblemático para albergar semejante obra.

Si bien la obra no está al mismo nivel que Los Miserables, El rey león, Sonrisas y Lágrimas… no deja mal sabor de boca. La ambientación y puesta en escena de la obra de Mery Shelley son bastante correctas aunque un tanto pobres si uno se pone a comparar esta obra con otras anteriormente mencionadas. No debemos caer en ese error, pues es evidente que el presupuesto no es el mismo, y que la calidad de los libretos y elenco no es la misma.

13697378054823-0-680x276

Y eso que en esta ocasión el reparto es notable, si bien no cuenta con ningún cabeza de serie, todos están baste correctos y brillan a nivel musical. El único problema que puede presentar a este respecto es que no cuenta en su haber con canciones demasiado potentes. Abundan los soliloquios donde el protagonista se lamenta, para luego manchar ese buen comienzo con un final gótico y un tanto gore o desagradable que no termina de convencer y que siempre deja la sensación de que se podría haber hecho algo mucho mejor.

En cuanto a la historia se sigue con mucha facilidad, la madre de Victor Frankenstein muere y deja a éste durante varios años sumergido en una gran depresión que le lleva a estudiar medicina y a buscar el elixir o la fórmula de vivir eternamente. De este modo tras haber tenido una audaz idea da vida a “La criatura”, el cual pronto toma conciencia de qué es y decide buscar a su creador para pedirle cuentas.

Entonces comienzan las luchas interiores de cada protagonista, uno por cambiar su sino y el otro por no volver a crear un monstruo. Esto trae a colación siempre el mito de Prometeo, y el debate sobre la creación desde el mundo de la ciencia. Los debates personales, mejor dejarlos para la cerveza de después.

Josealbertopuertas

Esto es Frankenstein a grandes rasgos, una obra adaptada a su versión musical de una manera muy interesante y que merece la pena ser vista, sólo por las voces que hay sobre el escenario.

Lo mejor: la actuación de los protagonistas, sus voces y la narración de Mery Shelley.

Lo peor: falta potencia, espectacularidad, buenas canciones.

Nota: 6

Frankenstein2

Magia Borrás

ahora-me-vesTítulo: Ahora me ves…

Director: Louis Leterrier

Actores: Jesse Eisenberg, Isla Fisher, Woody Harrelson, Dave Franco, Mark Ruffalo, Melanie Laurent, Michael Caine y Morgan Freeman

Año: 2013

País: USA

Duración: 115′

Género: Thriller/ Magia/ Robos

Distribuye: eOne

 

Jorge Velasco.

Tras El increíble Hulk (2008) y Furia de Titanes (2010), el director francés Louis Leterrier, artífice de las primeras entregas de Transporter (2002 y la segunda parte en 2005), parece haber encontrado su sitio en la meca del cine americano. Ahora me ves… es su tercer trabajo en la tierra de las oportunidades y parece que está aprovechando el tiempo. Leterrier ha filmado un entretenido thriller dónde nada es lo que parece y en el que los actores brillan para sacar adelante un producto la mar de divertido.

La trama de la película tiene un cierto halo de la saga Oceans que protagonizó hace unos años George Clooney junto a Brad Pitt y Matt Damon, pero sólo porque va de robar bancos, la diferencia es que en esta ocasión quienes se dedican al hurto son los mejores magos del mundo. Cuatro ilusionistas a los que dan vida Jesse Eisenberg, Isla Fisher, Woody Harrelson y Dave Franco, los cuales se hacen llamar artísticamente en sus espectáculos ‘Los cuatro jinetes’. Los atracos además se realizan a hombres corruptos y se reparte el bote con el público, todo ello bajo la atenta mirada de un grupo del FBI, encabezado por Mark Ruffalo, en ayuda de una agente de la Interpol francesa (Melanie Laurent) y bajo las grabaciones de un ilusionista venido a menos que se dedica a desenmascarar los trucos de todos los magos (Morgan Freeman). Mientras tanto, los cuatro jinetes actúan bajo indicaciones del hombre que les ha reclutado, el Ojo que todo lo ve, el mayor de los magos.

foto-isla-fisher-y-woody-harrelson-en-ahora-me-ves-2-647

La película no es que sea una maravilla a nivel de guión, pero es espectacular, tiene gracia, es ágil, divertida, llena de trucos ilusorios donde nada es lo que parece, dejando siempre ese regusto que deja todo truco de magia. Si a esto le añadimos que el elenco artístico es bastante bueno, obtenemos un producto final muy decente y que ahora, para la época de verano, servirá para llenar las salas de cine.

Se nota que los actores son buenos, pero a parte de eso, se ve que se lo han pasado muy bien. Jesse Eisenberg y Dave Franco, el hermano del conocido James Franco son los jóvenes actores que brillan en sus papeles y que se miden con actores siempre correctos y brillantes de gran talla como son Woody Harrelson, Mark Ruffalo, Michael Caine y Morgan Freeman.

foto-jesse-eisenberg-en-ahora-me-ves-de-j-daniel-atlas-577

Ahora me ves… es esa película fresquita que cuaja buena caja en cualquier momento debido al gran reparto. Sin duda es un estreno muy interesante, y que merece la pena ser visto para pasar un rato muy entretenido. No esperen que el peliculón de su vida ni un filme que ofrezca algo más allá del entretenimiento, pero el cine no es sólo buenas historias, sino que algunas veces, es mero entretenimiento, mera ilusión.

Lo mejor: el elenco de actores.

Lo peor: La hora y cincuenta y cinco minutos puede hacerse un pelín pesada al final (sobra algo de metraje innecesario)

Nota: 6,5

Ahora-me-ves_michael-caine-morgan-freeman

Docere et Delectare

Jorge Velasco.

El periodismo está cambiando, ya no se escribe como antes, sólo algunos contadores de lo que pasa, los verdaderos periodistas, son los únicos en acercar la realidad de una forma más humana que contestando al qué, cómo, dónde, cuándo y por qué.  Muchos sin preguntarse incluso, ¿para qué?.

El libro que hoy os acerco tiene como título El silencio del héroe, y es sobre artículos periodísticos, pero de los buenos. De los que merece la pena leer y deleitarse con la prosa, con la descripción, con la pasión que pone el narrador de la historia.

El autor del libro es el famoso periodista norteamericano Gay Talese, un especialista de los deportes, y de contarnos la cara oculta, lo que no vemos a simple vista de los eventos deportivos, de las estrellas, de los olvidados, de entrenadores, árbitros y aficionados.

De igual modo que han podido leer los artículos periodísticos de Larra, o alguna de las antologías de Pérez-Reverte, incluso algún libro del siempre referente Ryszard Kapuscinski, Talese también se presenta en esta obra con varios artículos que escribió para diversos medios desde que comenzó a narrar eventos en la Universidad hasta su paso por diversos diarios de prestigio americanos.

La cercanía con la que narra Talese no tiene precio. Un buen periodista debería tenerle como referente a la hora de escribir, su forma de afrontar la historia, su manera de describir los acontecimientos, y sobre todo, su pasión transmitida en cada línea, hacen de cada pieza una delicia que merece la pena ser leía y releída.

El libro es un gusto para todos los sentidos, y no sólo es recomendable a los que ofician el periodismo sino que es extensible a cualquier persona que le guste que le narren historias. En este libro encontrará un filón, y además, hechos reales. No dejen pasar la oportunidad de leer a Talese, un tipo que se fija en las cosas que muy pocos ven y hace de cada acontecimiento, una delicia narrativa.

el-silencio-del-heroe-9788420414607-1Título: El silencio del héroe.

Autor: Gay Talese.

Año: 2013.

País: USA

Editorial: Alfaguara.

Páginas: 352.

Precio: 19,50 €

Demasiado grande para caer

Óscar de la Vega.

El 15 de Septiembre de 2008 se podría decir que cambiaron muchas cosas en el mundo, cosas por las que aún pagamos las consecuencias. Si el sistema comunista cayó definitivamente el día 25 de diciembre de 1991 se podría decir que ese tercer lunes de septiembre cayó el sistema capitalista cal y como lo conocíamos. Meses antes ya nos olíamos todos que algo iba mal en la economía del mundo. En España, el por aquel entonces Presidente, José Luis Rodríguez Zapatero y el Ministro de Economía, Pedro Solbes, lo llamaron desaceleración, pero decían que no nos preocupásemos, que en poco tiempo volveríamos al crecimiento y todo sería como antes. Bueno, pues mientras esperamos aún esa vuelta al crecimiento y a la normalidad todos no hemos acostumbrado a que términos como “crisis”, “recesión”, “quiebra” o “hipoteca subprime”  formen parte de nuestro vocabulario cotidiano

Ese 15 de Septiembre nos levantábamos con la noticia de la quiebra de Lehman Brothers. Ya llevábamos todo el verano de 2008 sabiendo que en EEUU había estallado la burbuja inmobiliaria y habían empezado a caer las pequeñas instituciones hipotecarias que terminó con la nacionalización de los bancos hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac. Esto parecía solo un parche para intentar tapar un agujero muy muy grande. Lo que pocos imaginaban es lo grande que ese agujero ha resultado ser. Pocos días después entraron en crisis los llamados Bancos de Inversión. Y sin que casi ninguno lo supiésemos se nos venía encima la crisis más grande en más de setenta años, porque aunque poco sabíamos de nombres como JP Morgan, Goldman Sachs o Lehman Brothers estos bancos son los verdaderos dueños del sistema económico más grande del mundo. Y si ellos tosen, nosotros temblamos.

Muy pocos sabían ni siquiera que era Lehman Brothers, pero poco días después el pánico se desató en todo el mundo y no creo que nadie de los que seguimos lo qué pasó posteriormente olvidemos nunca ese nombre. El cuarto banco de inversión de EEUU había quebrado. De pronto el gobierno de EEUU se vio abrumado por todo lo que estaba pasando y tuvo que hacer algo que nunca había hecho y que iba totalmente en contra de su concepción como estado y

La ola de acontecimientos que desencadenó pronto afectó a todo el mundo. Bancos de Europa como ING, Deutsche Bank o BNP tenían serios problemas de liquidez y todos comenzamos a preocuparnos seriamente por nuestro dinero. Gobiernos de todo el mundo tuvieron que garantizar los depósitos de sus ciudadanos en mayor o menor medida.

Esta crisis que todos conocemos y de la que en su momento supimos tan poco queda totalmente explicada en este libro del máximo responsable económico del New York Times y autor del servicio económico del mismo periódico, The Dealbook Andrew Ross Sorkin. Este libro se centra únicamente en la crisis de la caída de Lehman y los acontecimientos que sucedieron inmediatamente después en E.E.U.U.

Si alguien ha leído alguno de sus artículos notará en sus más de 500 páginas el mismo estilo. Un estilo objetivo a pesar de lo que nos está contando y un muy buen manejo tanto de las fuentes que el autor usa como de las noticias que salieron a la luz esos días, principalmente en los periódicos Wall Street Journal y Financial Times y las cadenas CNBC y Bloomberg. Lo bueno del libro en este sentido es la abundante cantidad de notas con los que el libro cuenta y que gracias a internet todos podemos consultar. También tiene el detalle de, debido al gran número de personas y entidades que intervienen en la historia, incluir un índice con la mayoría de empresas y los cargos más importantes de cada una. Esto hace que aunque al principio su volumen, que el tema a tratar pueda parecer algo técnico y que el lenguaje pueda parecer complicado cualquiera pueda entender el libro perfectamente y que si se tiene interés en saber que pasó el libro se devore en pocos días y se disfrute.

malas-noticias-los-secretos-y-escandalos-sobre-la-crisis-financi-era-mas-dramatica-de-wall-street-9788408094531Título: Malas noticias: Los secretos y escándalos sobre la crisis financiera más dramática de Wall Street

Autor: Andrew Ross Sorkin

Editorial: Planeta

Año: 2010

País: USA

Páginas: 600

Precio: 6 €